La Habana: ¿Qué ver y hacer?

La Habana: ¿Qué ver y hacer?

La Habana es la ecléctica capital, ciudad y puerto más importante de la isla caribeña. Funciona como sede de su administración, y también constituye el primero de los lugares turísticos de Cuba.

Fundada hace 504 años, su privilegiada ubicación hizo que, a lo largo de su historia, actuara como un destacado centro comercial que atrajo tanto la mirada de piratas como el interés de la Corona española, que llegó a declararla como la “Llave del Nuevo Mundo y Salvaguarda de las Indias Orientales”; de igual modo, su enclave la convirtió en una urbe pujante que al día de hoy aglomera a más de dos millones de habitantes, y recibe otro millón de personas al año en condición de turistas.

Y es que todos esos viajeros interesados acuden a la capital cubana para disfrutar de los encantos que incluyen, entre otros, un centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, diferentes monumentos que reflejan el eclecticismo artístico de la ciudad, y un Malecón que es el símbolo mismo de la isla. De igual modo, toman de base la urbe para partir en un recorrido que los lleva a las mejores playas de Cuba, o sus diversos cayos.

No obstante, si crees que esto es todo lo que ofrece La Habana, pues te invitamos a que dediques unos minutos de tu tiempo y leas nuestras recomendaciones: así sabrás qué ver y qué visitar en la ciudad.

¿Qué ver y hacer en La Habana?

Así como los hoteles en La Habana, son incontables también las atracciones turísticas de La Habana. Sin embargo, ya que no disponemos de suficiente espacio para describirlas una a una; a continuación te presentamos nuestra selección de sitios que debes conocer en la capital de Cuba:

El Malecón habaneroMalecón de La Habana

No se puede hablar de La Habana sin mencionar su Malecón. En efecto: con su amplia avenida de seis carriles para circulación, el memorable muro que se extiende por la costa norte de la ciudad, sus ocho kilómetros de longitud y las diferentes calles que desembocan en él, sería casi imposible no verlo; y un sacrilegio imperdonable no visitarlo. Es por ello que lo colocamos de primero entre las opciones para los que buscan qué hacer en la ciudad.

La Habana viejaLa Habana Vieja

Al referirnos a La Habana vieja englobamos la zona más antigua de la capital cubana, sobre la cual recayó una declaratoria como Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO en 1982. Ella se sustenta, entre otras cosas, en el eclecticismo arquitectónico que ya hemos mencionado (construcciones con estilos de diferentes épocas: colonial español, británico, francés, estadounidense…), y que se manifiesta en plazas como la de Armas o la de San Francisco; castillos como el de los Tres Reyes Magos del Morro o el de la Real Fuerza; fortalezas como la de San Carlos de la Cabaña; museos como el de la Revolución o el del Chocolate; y edificaciones como la Catedral, el hotel Ambos Mundos o el teatro Alicia Alonso. Por todo ello, si crees que te estás quedando sin sitios de interés en La Habana, quizás lo que te falta es salir a caminar por el casco histórico.

Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”Teatro de La Habana

El Gran Teatro de la Habana “Alicia Alonso” es la sede del Ballet Nacional de Cuba, a la vez que un ícono de la arquitectura capitalina, y un importante instituto cultural. Desde sus orígenes, el sitio ha estado dedicado a la práctica artística, y recibió a personalidades como la soprano italiana Luisa Tetrazini, la pianista venezolana Teresa Carreño y el intelectual cubano José Martí. De hecho, la construcción que precedió al actual edificio, denominada entonces “Teatro Tacón”, fue considerada, en su momento, como el teatro más grande y lujoso de América, y el tercero del mundo entero: sólo lo superaban la Scala de Milán y la Ópera de Viena.

El edificio actual se inauguró en 1914 y es una obra del arquitecto belga Paul Beleu, levantada en estilo renacentista con elementos barrocos. Cuenta con una sala principal (llamada “Federico García Lorca”) de capacidad para 1.500 personas, junto a otras salas más pequeñas y espacios como cafés y restaurantes. Sede del Festival Internacional de Ballet de La Habana, recibe su nombre en honor de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso: legendaria figura del ballet iberoamericano y uno de los grandes mitos de la danza.

Catedral de La HabanaCatedral de La Habana

Si en vez de visitar los cayos de Cuba, lo que deseas es tener una experiencia religiosa memorable, entonces tu destino ideal es la Santísima y Metropolitana Iglesia Catedral de La Habana, consagrada a la Inmaculada Concepción de la Virgen María, y Sede Episcopal de la Arquidiócesis de San Cristóbal de La Habana. Este templo católico comenzó en 1748 como oratorio de los hijos de San Ignacio de la Orden Jesuita, y tras la expulsión de dicha congregación del Nuevo Mundo, se convirtió en catedral tras una decisión del obispo Felipe de Trespalacios, dada en 1778.

Edificada en estilo barroco, la Catedral de La Habana alberga importantes esculturas, trabajos de orfebrería, frescos y capillas, así como también reliquias, sagrarios y tumbas de personajes ilustres para la ciudad y el país. Por ende, ofrece otras alternativas que ver, además de las habituales ceremonias eclesiásticas.

Castillo de los Tres Reyes Magos del MorroCastillo de los Tres Reyes Magos del Morro en La Habana

Protegiendo los puertos y playas de Cuba desde tiempos coloniales se encuentran castillos como el de los Tres Reyes del Morro; trazado en 1585 por el ingeniero militar italiano al servicio del Imperio español, Battista Antonelli, para defender la bahía de La Habana ante el ataque de corsarios y piratas.

Su forma de polígono irregular, ajustada a la forma del risco en el que se levanta, favoreció enormemente su carácter defensivo, volviéndolo inaccesible desde muchas partes; por otro lado, su icónica torre, que empezó a actuar como faro en 1764, fue demolida y reconstruida en 1844, para ser electrificada 101 años después.

Se puede decir que la prosperidad del puerto se debe, en buena parte, a las defensas que este baluarte, en conjunto con el de San Salvador de La Punta y el de la Real Fuerza de La Habana, le proveyeron. De hecho, los tres bastiones aparecen, aún hoy, representados en el escudo de la ciudad.

Durante los años noventa del siglo XX se emprendió un proyecto de preservación y rescate del sistema de fortificaciones habanero. Desde entonces, el Castillo de los Tres Reyes Magos del Morro desempeña otras funciones; más vinculadas al ambiente cultural y turístico que caracteriza a la capital cubana.

Mejor época para visitar La HabanaPersonas caminando por La Habana

Si te estás preguntando cuándo ir a La Habana, pues la mejor época para visitar Cuba es, sin lugar a dudas, la que va entre los meses de noviembre y abril, ya que el clima es más favorable: las temperaturas son frescas y suaves, las lluvias se reducen y los huracanes están lejos en el calendario.

Abril en particular es un mes sumamente agradable ya que, además de estar privilegiado por lo anteriormente dicho, se considera como temporada baja; por ello, habrá mejores precios y menos turistas compitiendo por los atractivos que ofrece la capital cubana a quien quiera conocerla.

Otros destinos de Cuba que te pueden interesar: