Auroras Boreales en Noruega: Guía de Viaje

Auroras Boreales en Noruega: Guía de Viaje

Si uno de tus sueños ha sido contemplar alguna vez auroras boreales, o simplemente has sentido curiosidad por este mágico brillo que irrumpe en el cielo nocturno, entonces debes visitar Noruega. Sí: este país no sólo cuenta con emblemáticos lugares turísticos como la bella ciudad de Oslo, la pintoresca localidad de Bergen (conocida como punto entrada a los fiordos noruegos) y los impresionantes recorridos en crucero; sino que también es el escenario perfecto para disfrutar de este luminiscente espectáculo nocturno.

Donde ver aurora boreal¿Dónde ver las Auroras Boreales en Noruega?

Debido a que se trata del país más extremo de Europa septentrional, el Reino de Noruega es el lugar ideal para observar este luminoso fenómeno natural en todo su esplendor. Sin embargo, a pesar de que las auroras boreales se pueden apreciar desde distintos puntos de esta hermosa nación, las mejores vistas se logran desde las localidades situadas por encima del Círculo Polar Ártico.

Es por ello que, a continuación, te presentamos una lista de las mejores ciudades o poblaciones noruegas, desde donde podrás ser testigo de este maravilloso baile de luces en el cielo ártico.

Auroras boreales en Bodø

Conocida por sus actividades de alpinismo sin importar la época del año, la ciudad de Bodø se ha convertido en uno de los destinos más atractivos para fotógrafos y amantes de la naturaleza.

Ubicada al norte del Círculo Polar Ártico, quienes visiten Bodø disfrutarán de increíbles luces cambiantes: azul oscuro, dorado brillante, rosa intenso, entre otros colores; los cuales iluminan las noches árticas.

Auroras boreales en Cabo Norte

Ya sea por barco, carretera o avión, cada año miles de turistas visitan esta localidad, reconocida como uno de los puntos más septentrionales de toda Europa.

Si te preguntas: ¿qué hacer en Cabo Norte?, pues en esta región hay todo un paraíso invernal que contemplar, pero sin duda una de las atracciones que capta las miradas de muchos son las fascinantes auroras polares que irrumpen las noches noruegas con su enérgico movimiento danzante.

Auroras boreales en Lofoten

Disfrutar de una excursión en barco, visitar una de las hermosas y tranquilas playas o simplemente explorar la historia de la región en el Museo de la Guerra, son sólo algunos de los atractivos que debes aprovechar en las Islas Lofoten, al norte de Noruega.

Pero además, este archipiélago nórdico es considerado como una de las mejores locaciones para observar las auroras boreales, las cuales, con su reflejo en el mar, aseguran un colorido espectáculo que nunca olvidarás.

Auroras boreales en Lyngenfjord

Ahora bien, si lo que buscas es obtener las mejores vistas de las luces del norte, rodeado de azules glaciales y asombrosos paisajes naturales, entonces tu destino es la región de Lyngenfjord.

Ya sea solo, con amigos o en familia, son varias las opciones que ésta helada pero hermosa región de Noruega tiene para ofrecerte.

Auroras boreales en Narvik

Ven a la ciudad de Narvik y disfruta durante el día de una de las populares excursiones por la montaña cerca de la frontera con Suecia, y por las noches relájate observando las impresionantes auroras polares.

Puedes completar tu visita a este municipio de poco menos de 19.000 habitantes, yendo al histórico Museo de la Guerra de Narvik, al encantador Museum Nord, o tomando un tren para disfrutar de las maravillosas vistas que te ofrece la zona.

Auroras boreales en Senja

Con sus casi 8.000 habitantes, esta isla costera del Reino de Noruega ofrece a sus visitantes un show de luces del norte único en la región. Este espectáculo lumínico es el cierre perfecto para un día de esquí, pesca y deslizamiento por toboganes colina abajo.

Te recomendamos apuntarte a un recorrido con un guía profesional, el cual no sólo te llevará a los mejores sitios para observar la aurora polaris, sino que también te permitirá conocer un poco más de la vida salvaje de la isla, entre alces, águilas, focas y renos.

Auroras boreales en Tromsø

Gracias a su ubicación en el medio de la zona de la aurora polar, esta ciudad es considerada como uno de los mejores lugares del planeta para ver este fenómeno.

Muchos en Noruega y más allá la conocen como la puerta de entrada al Ártico, pero lo cierto es que Tromsø es mucho más que eso!

Ésta en una región donde hay altas probabilidades de visualizar una aurora boreal.

Genial ¿no?

Cuenta además con una interesante historia, una rica cultura, una gastronomía moderna y una naturaleza envidiable. Sin dudas, esta ciudad -considerada como la localidad más grande del norte de Noruega- tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.

¿Cuál es la mejor época para observar las Auroras Boreales en Noruega?

Ahora que sabes cuales son los mejores sitios para observar las luces del norte, es normal que te preguntes lo siguiente: ¿cuándo ir a visitar estas locaciones y contemplar este espectáculo nocturno?

Bueno, la mejor época para visitar cualquiera de los destinos de nuestra lista y obtener los mejores recuerdos de este fenómeno natural, es entre los meses de septiembre y marzo.

Sin embargo, es importante que tomes en cuenta que la actividad puede variar de acuerdo al mes del año, de la siguiente forma:

  • Marzo y octubre: estos meses son considerados como los más activos durante el año. Además, los pocos obstáculos para su observación, convierten a esta época como la ideal para disfrutar de las luces nocturnas.
  • Febrero y septiembre: son meses con bastante actividad y buen clima.
  • Noviembre, diciembre y enero: la actividad es menor y el frío comienza a ser un problema para verlas al aire libre.
  • Abril: los avistamientos por lo general son menos frecuentes, pero aún es posible divisarlas.

Recuerda: para que puedas ver las auroras polares, el cielo debe estar despejado, es decir, libre de nubes.

Por esto y mucho más, durante tus próximas vacaciones visita Noruega: un país que te recibirá iluminado con hermosos colores que, según las creencias de los pueblos antiguos, son las “chispas producidas por las colas de zorros místicos que corrían por la tundra”.