Crucero por los fiordos noruegos: Guía de Viaje

Crucero por los fiordos noruegos: Guía de Viaje

Si quieres vivir una verdadera explosión de naturaleza, recorrer estrechas corrientes de agua entre formidables paredes, visualizar cascadas espectaculares, zonas de nieve y verde en abundancia, o acantilados maravillosos, tienes que navegar en crucero por los fiordos noruegos: unas maravillas terrestres, y algunos de los principales destinos turísticos para aquellos que desean un cambio.

Es importante que sepas que hay varios fiordos para visitar en Noruega, aunque los más importantes son cuatro: el Sognefjorden, también llamado fiordo de los sueños (el segundo fiordo más grande del mundo); el Nærøyfjorden, el brazo más estrecho del Sognefjorden; el Geirangerfjorden, cuyas aguas cristalinas sin duda te enamorarán; y por último el Hardangerfjord (el tercero más grande del planeta). Un quinto fiordo a considerar sería el Storfjorden, ubicado al norte de Noruega; el mismo está tomando auge entre los itinerarios para cruceros.

Qué ver y qué hacer en un crucero por los fiordos noruegos

No sólo se trata de admirar los paisajes montado en un lujoso barco, o de disfrutar las comodidades que estos ofrecen: también conviene visitar los destinos que se asientan en sus rutas. A continuación, te dejamos una muestra de recorridos para cruceros y lugares turísticos que ver desde los fiordos noruegos.

Antes de comenzar, es preciso mencionar que los itinerarios de cruceros suelen ser de 8 días y 7 noches, aunque algunos (más cortos) suelen hacer recorridos de 5 días y otros permiten combinar rutas consecutivas (ida y vuelta), llegando a las 2 semanas de viaje. En estos casos, decidir dependerá de tu presupuesto, así como de tus ganas de conocer a fondo estos cuerpos de agua.

Un punto de partida: BergenPanorama Crucero por los fiordos noruegos

También conocida como la puerta entrada a los fiordos, Bergen es la segunda localidad más grande de Noruega. De hecho, está localizada en pleno Byfjorden, que la conecta al mundo por vía marítima.

Desde sus puertos parten, a diario y durante todo el año, incontables transbordadores que enlazan con los pueblitos ubicados en torno al Sognefjorden, mientras que en verano lo hacen los cruceros que recorren la misma ruta, entre otros que llegan a diferentes destinos nacionales e internacionales.

Recorriendo el Sognefjorden y sus brazos

Si hay algo en que los especialistas en turismo por Noruega coinciden es en que el Sognefjorden es el fiordo más largo y profundo de Noruega, y que el Nærøyfjorden, uno de sus brazos, es Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO.

Diversos barcos recorren este cuerpo de agua en un viaje que puedes realizar durante un solo día, o más si decides desembarcar y pernoctar en los distintos pueblitos ubicados a lo largo del fiordo. De este modo, podrás disfrutar con calma el hermoso paisaje, conocer los monumentos culturales, o integrarte a actividades como kayak, excursionismo, entre otras.

Dos stavkirke (iglesias de madera) se encuentran ubicadas en torno al fiordo de los sueños: la primera es la de Hopperstad, ubicada en Vikøyri, en pleno centro del Sognefjorden. La segunda, por su parte, se trata de la de Urnes, localizada en Ornes, a poco más de 500 metros de la orilla del Lustrafjorden (el brazo más interno del Sognefjorden); ésta destaca por ser la única de su tipo incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

El cierre de nuestro recorrido puede ubicarse en el Nærøyfjorden, brazo de agua considerado como uno de los fiordos más impresionantes del mundo. En temporada estival, este sitio patrimonial deja ver, además de valles colgantes, picos imponentes, escarpadas montañas y pequeños pueblos, hasta 25 cascadas; de hecho, la mayor de ellas puede apreciarse durante todo el año.

El sistema del Storfjorden

El Geirangerfjorden fue declarado por la UNESCO en 2005, junto al Nærøyfjorden, como Patrimonio de la Humanidad; se convirtieron en sitios protegidos bajo el nombre “Fiordos del oeste de Noruega”.

El Geirangerfjorden forma parte del sistema del Storfjorden, al que se une a través del brazo denominado Sunnylvsfjorden. Este conjunto puede ser recorrido a bordo de diferentes cruceros que parten desde Bergen rumbo a Geiranger y viceversa.

El Storfjorden muestra un típico ejemplo del paisaje noruego occidental: el recorrido lo abren diversas islas montañosas que rodean la desembocadura del fiordo, tras lo cual te adentras en un canal caracterizado por sus orillas inclinadas interrumpidas por suaves valles. Casi al final del mismo te topas con la división entre el Norddalsfjorden, que se adentra hacia el este, y el Sunnylvsfjorden, que culmina al sur en el Geirangerfjorden. Es a lo largo de este último que se visualizan las fabulosas cascadas (las “Siete Hermanas”, el “Velo Nupcial”, el “Pretendiente”, etc.), impresionantes acantilados y pintorescas granjitas, entre otros atractivos que le valieron el reconocimiento internacional.

Hardangerfjord

Hardangerfjord es el segundo fiordo más grande de Noruega, el tercero del mundo y el único de nuestra selección ubicado al sur de Bergen. Desde allí se puede tomar un barco que atraviesa el cuerpo de agua para llegar a la villa de Rosendal, el centro administrativo del municipio de Kvinnherad; otras naves ofrecen visitas guiadas a través de los puertos de Herand, Utne, Lofthus, Kinsarvik y Ulvik.

Uno de los atractivos de este recorrido es el glaciar Folgefonn, localizado en la península del mismo nombre, al lado sur del fiordo; Folgefonn es el tercer glaciar más largo de Noruega, y constituye el núcleo de un parque nacional creado en 2005. Por otra parte, ubicada justo al norte de éste, atravesando el cuerpo de agua y a la altura de Bergen, se encuentra Steinsdalsfossen: una catarata de menos de 50 metros enmarcada en uno de los tantos ríos que, a menos de 2 kilómetros de su ubicación, desemboca en el Hardangerfjord.

Emplazada cerca de las coquetas localidades de Norheimsund y Oystese, esta “fossen” (cascada) es una de las preferidas de los turistas ya que puede cruzarse por detrás, sin necesidad de mojarse.

Puertos y líneas para recorrer los fiordos noruegos en crucero

Las rutas y atractivos turísticos antes descritos tienen su salida en Bergen; no en vano ésta es referida como la puerta de entrada a los fiordos. Sin embargo, aquellos viajeros que se encuentren en Oslo o Stavanger pueden comenzar su recorrido desde allí, aunque es muy probable que terminen haciendo escala en la ciudad hanseática; la única excepción a este caso la podrían constituir los cruceros que se dirijan directamente al Hardangerfjord.

La principal línea nacional que realiza estas rutas por los fiordos es Hurtigruten, una compañía dedicada a transportar pasajeros y carga entre las costas oeste y norte de Noruega, partiendo desde Bergen. Caracterizada por sus viajes diarios durante prácticamente todo el año, Hurtigruten se convirtió con el tiempo en un atractivo turístico en sí mismo, dominando casi el 2% del mercado global de cruceros y ostentando el reconocimiento popular de brindar los recorridos por mar más hermosos del mundo.

Otras líneas navales que se dirigen hacia los fiordos noruegos son Celebrity Cruises, Costa Cruceros, Fred. Olsen Express, Holland America Line, MSC Cruceros, P&O Cruises, Princess Cruises, Pullmantur, y Royal Caribbean Cruises Ltd., entre varias más. En estos casos, los itinerarios y rutas dependerán de cada empresa.

Mapa de los principales fiordos noruegos

Mapa de crucero por los fiordos noruegos

Clima en los fiordos noruegos

Los fiordos noruegos se encuentran en la zona templada del hemisferio norte, la cual cuenta con mayor presencia de seres humanos debido a que suele presentar características climáticas un tanto estables. De hecho, los fiordos (y Noruega en sí) tienen un clima templado gracias a la corriente del Golfo.

En cuanto a estaciones, la más apacible será sin duda el verano, entre junio y agosto; en estos meses las temperaturas suelen alcanzar como máximo los 25°C.

Mejor época para ir de crucero por los fiordos noruegos

Si la interrogante es cuándo ir los fiordos, la respuesta es que la mejor época para visitar la región es el verano, pues es cuando la naturaleza alcanza su esplendor tras el largo y frío invierno, las cascadas fluyen a raudales y las temperaturas invitan a salir y disfrutar del buen tiempo.

De hecho, entre principios de mayo y finales de agosto, todas las compañías de viajes ofrecen sus cruceros para conocer los fiordos, pues es cuando hay más horas de sol, aunque no significa que no haga frío. Incluso en julio y agosto se recomienda llevar ropa de abrigo porque el clima puede variar.