Oslo: Guía de Viaje

Oslo: Guía de Viaje

¿Quisiera conocer una ciudad con más de 1000 años de antigüedad? Si es así, te invitamos a visitar Oslo, la hermosa capital del Reino de Noruega. Esta ciudad, que junto a Bergen es uno de los centros poblados más importantes del país, está impregnada de historia de reyes y vikingos, lo que la convierte en una joya escandinava que definitivamente debes explorar.

¿Qué ver y hacer en Oslo?

Con paisajes totalmente envidiables, un agradable clima a pesar de estar ubicado en el extremo norte del planeta, e innumerables lugares turísticos que incluyen museos, parques, galerías e incluso un castillo y palacio; Oslo es sin duda una localidad que está dispuesta a complacer los gustos de todos sus visitantes. A continuación te presentaremos algunos sitios que debes conocer en este encantador destino.

Parque de VigelandParque Vigeland en Oslo

Uno de los primeros lugares que hay que ver en Oslo es el parque de Vigeland, que es quizás el parque más famoso de toda Noruega. En este lugar se pueden conseguir majestuosas esculturas creadas por Gustav Vigeland entre los años 1907 y 1942, las cuales convierten esta área en una exposición permanente de hermosas obras.

Ubicado en el interior del Parque Frogner, específicamente en la parte centro-oriental de la ciudad, este lugar se extiende por alrededor de 32 hectáreas, las cuales se dividen en cinco áreas sucesivas: la entrada, el puente, la fuente, el monolito y la rueda de la vida. La obra más resaltante es el monolito (Monolitten), el cual es un enorme bloque de granito de unos 17 metros de altura alzado sobre una plataforma escalonada, en el cual se esculpieron 121 figuras humanas desnudas y entrelazadas.

Otra famosa escultura que hay que visitar es el Sinnataggen (el niño enojado). Ésta se ha convertido en uno de los principales símbolos de Oslo, llegando a aparecer en postales y souvenirs.

A nivel general, las obras tienen una temática que gira en torno a la vida humana: van desde el nacimiento hasta la muerte de la persona y enumeran diversos eventos que marcan a todos los hombres, tales como llegar a la adolescencia, el primer amor, la madurez y formar una familia. Todo esto se puede ver sintetizado en una sola escultura al final del parque: la famosa rueda de la vida o Livshjulet, la cual está compuesta por siete figuras humanas (cuatro adultos y tres niños) entrelazadas en un círculo.

Museo de Barcos Vikingos

Uno de los sitios de interés en Oslo que más llama la atención del público es el Museo de Barcos Vikingos, también conocido como Vikingskipshuset, el cual está ubicado en el barrio de Bygdøy y forma parte del Museo Cultural Histórico de la Universidad de Oslo. Como su nombre lo expresa, en este lugar se pueden conseguir naves preservadas desde la época de los vikingos, siendo los karve (barcos mercantes y a la vez militares) de Oseberg y Gokstad sus principales atracciones turísticas.

Fortaleza de AkershusFortaleza en la ciudad de Oslo

De los varios lugares turísticos en Oslo, la Fortaleza de Akershus es definitivamente uno de los más llamativos que se pueden visitar. Con más de 700 años de antigüedad, esta edificación fue erigida como castillo en la Edad Media, y ha cumplido con diversos fines a lo largo de su historia: primero como sede real y, a partir del siglo XVII, como fortaleza defensiva. Las modificaciones hechas entre finales del siglo XVI e inicios del XVII lo dotaron de murallas y bastiones de estilo renacentista italiano.

Hoy en día sirve como cuartel general, escuela de oficiales y espacio de alojamiento, siendo de gran relevancia para las fuerzas armadas de Noruega; la protección de este recinto cae sobre la Guardia de Su Majestad el Rey. Además del uso castrense, el castillo funge en la actualidad como mausoleo de los reyes de Noruega y alberga también el Museo Noruego de la Defensa, el Museo de la Resistencia y los ministerios de Defensa y de Medio Ambiente; todo ello enfatiza aún más el porqué este sitio sigue siendo uno de los lugares que visitar en Oslo.

Palacio RealParte frontal del Palacio Real en Oslo

Construido entre 1823 y 1848 por el arquitecto Hans Linstow, el Palacio Real ha fungido como la residencia de los monarcas de Noruega desde su independencia en 1905, habiéndose comisionado en sus inicios por el rey Carlos XIV Juan de Suecia, quien gobernaba para ese entonces también Noruega. Este edificio posee capilla, salón de baile y una habitación denominada Sala de los Pájaros, en donde pueden apreciarse diversas pinturas de aves en las paredes.

Museo del Pueblo Noruego

Una cosa que hacer en esta ciudad es, sin lugar a dudas, visitar el Museo del Pueblo Noruego: un espacio al aire libre ubicado en Bygdø. Éste muestra la cultura e historia de las distintas regiones de Noruega a través de su arquitectura, que comprende la iglesia de madera de Gol, datada de entre los siglos XII y XIII, y 155 casas representativas, ambientadas según la región correspondiente. De igual modo se destacan diversas actividades tradicionales de cada una, tales como danzas (que suelen ser representadas por el personal vistiendo trajes típicos), artesanías, carruajes, entre otras.

Mapa de Oslo

Oslo es una ciudad ubicada alrededor de un entorno sin igual, el cual viene definido por su fiordo y varias colinas. Todo ello da a lugareños y turistas la facilidad de esquiar, navegar con canoas e irse de crucero. Sin embargo, las auroras boreales no son algo común en esta ciudad ni en la parte sur de Noruega, por lo que quien desee presenciarlas debe trasladarse hacia el norte.

Clima de Oslo

El clima de Oslo es peculiar ya que muchos pensarían que debería ir acorde a su latitud subpolar; no obstante, el contexto geográfico en que se encuentra la ciudad la dota de un clima sumamente agradable, ya que las corrientes cálidas del Golfo llegan a sus orillas.

Los veranos en Oslo son cálidos y cuentan con más horas de luz solar, mientras que los inviernos tienden a ser fríos, nevados y de pocas horas con luz. A esto se debe añadir que la ciudad recibe abundantes lluvias a lo largo del año, especialmente entre agosto y octubre.

Mejor época para visitar Oslo

La mejor época para ir a Oslo es a finales de primavera y durante el verano, que es cuando el clima de la ciudad cuando el clima está más ameno, y el momento específico en que varios atractivos turísticos comienzan a ofrecer recorridos guiados por sus instalaciones. De hecho, sitios como el Palacio Real están sólo disponibles para estas fechas.