¿Qué ver y qué hacer en Oslo?

¿Qué ver y qué hacer en Oslo?

Si deseas una escapada de fin de semana a un lugar acogedor, la capital del Reino de Noruega es la opción ideal. Aunque no posee grandes extensiones de tierra, realmente hay mucho qué ver en Oslo; y lo mejor de todo es que si te planificas bien lo podrás hacer tranquilamente entre sábado y domingo.

Aunque para muchos la capital de Noruega no parece ser tan interesante como cualquiera de sus ciudades vecinas, aquí demostraremos lo contrario: te daremos a conocer algunos de los sitios más deslumbrantes escondidos en las calles de esta ciudad, y que no debes perderte cuando visites. Sigue leyendo y verás.

¿Qué ver y qué hacer en Oslo?

Una de las particularidades que ofrece esta capital es que puedes conocerla sin necesidad de usar un automóvil, ya que cuenta con un sistema de transporte público completo y eficiente, que te conectará con cualquiera de sus rincones.

Oslo ofrece opciones turísticas para todas las estaciones del año. Cada una tiene su particularidad: unas te permitirán navegar por los imponentes fiordos vecinos a bordo de un crucero, mientras que otras son propicias para recorrer la ciudad en bicicleta, o para ofrecerte diferentes paisajes al momento de hacer senderismo… Dependerá de ti escoger una y hacerla tu mejor temporada para visitar; así que apunta estos datos para saber qué hacer y qué ver cuando nos visites.

Parque de VigelandParque Qué ver en Oslo

Después de un buen desayuno, puedes comenzar tu recorrido por el parque de las esculturas de Gustav Vigeland, ubicado dentro del emblemático Frognerparken, al oeste del centro de Oslo. Éste es reconocido por su exposición permanente de 212 obras en bronce y granito, elaboradas por el artista entre 1926 y 1942.

Ya desde lejos puedes observar parte de su patrimonio. Resalta de entre las piezas el Monolitten, un monumento de 14 metros de altura donde se encuentran perfectamente talladas 121 figuras humanas. Así mismo, puedes dejarte deslumbrar por los maravillosos jardines que le rodean, en los cuales podras hacer un pícnic o simplemente leer un libro.

Qué ver en Oslo: El Museo de los Barcos Vikingos

Otras de las atracciones turísticas que no puedes dejar de visitar durante tu recorrido por Oslo, es el Vikingskipshuset o Museo de los Barcos Vikingos: una excelente alternativa para conocer la historia más antigua de esta ciudad, así como de los antepasados de sus actuales habitantes.

En este recinto encontrarás los barcos de Gokstad y de Oseberg, atribuidos a legendarios gobernantes vikingos. Ambos constituyen las naves mejor conservadas de esta remota era, siendo realizadas durante el siglo IX y descubiertas entre finales del XIX e inicios del XX. Gracias a su increíble estado de preservación, podrás visualizar su gran tamaño, así como lo definido y bien logrado de los detalles decorativos que tenían estas karve, algo que no podrás apreciar fácilmente en otro lado.

Navegar por los fiordos

Si cuentas con un espíritu más romántico o vas de luna de miel; no puedes dejar de hacer un recorrido por las diferentes maravillas que simbolizan los fiordos noruegos. Ya sea en crucero, lancha o ferry, puedes partir desde el puerto de Oslo para deslumbrarte con la magia que envuelve estos recorridos.

El Oslofjorden, en particular, destaca por las idílicas y variadas islas que se encuentran en sus aguas, siendo las más grandes Nøtterøy (59 km2) y Tjøme (39 km2). De igual modo, fue inspiración para el artista Edvard Munch, apareciendo reflejado en su cuadro más famoso: Skrik (El grito). Este hecho ejemplifica lo mucho que está vinculado el cuerpo de agua con el día a día de los lugareños.

Holmenkollen

Uno de los sitios turísticos más impresionantes es, sin duda alguna, el Holmenkollen: una zona montañosa ubicada a las afueras de Oslo que destaca por ser un área de prácticas de esquí desde finales del siglo XIX. Este atractivo es uno de las más recomendados para visitar, al punto que se convierte en parada obligatoria tanto en invierno como en verano.

Dentro de esta zona encontrarás el Holmenkollbakken, un complejo que alberga la plataforma para salto de esquí más grande del mundo, reconocida por su increíble diseño; así como también un museo de esquí cuya exhibición resulta bastante interesante. Además de practicar el deporte, aquí podrás disfrutar de los maravillosos alrededores, impactantes vistas y excursiones por el bosque.

La casa de la óperaOpera Que ver en Oslo

La Operahuset, mejor conocida como la Ópera de Oslo, es un recinto famoso entre habitantes y visitantes de la ciudad por su majestuosa arquitectura: un diseño único y futurista que muestra grandes espacios para el disfrute de las más brillantes expresiones de artes escénicas.

El proyecto, estratégicamente diseñado por el estudio Snøhetta; está inspirado en un témpano de hielo emergiendo de las aguas, lo cual queda evidenciado en el revestimiento de cristal y mármol blanco de Carrara con que cuenta la estructura. Por si eso fuera poco, posee también grandes ventanales cuyas vistas se pierden en las profundidades; y un escenario principal emplazado a 16 metros bajo el nivel del mar.

El edificio fue ganador, en 2008, del premio de cultura en el Festival Mundial de Arquitectura de Barcelona; del mismo modo, también recibió el Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea en 2009.

Aker Brygge

Es una de las barriadas más modernas que ver en Oslo; ya que posee edificios de arquitectura moderna llenos de tiendas, restaurantes y sitios de entretenimiento que la convierten en un lugar muy animado.

Ubicado junto a un activo muelle, durante el día podrás fundirte con las masas de comerciantes, lugareños o turistas que divagan por la zona; sin embargo, Aker Brygge es ideal para visitar de noche ya que cuenta con innumerables sitios para compartir unas bebidas, bailar, degustar platillos del más alto nivel gastronómico, entre otras actividades. No obstante, si deseas hacer algo más sencillo, puedes dejarte envolver por la atmósfera romántica que crea el reflejo de la Luna sobre las aguas.