Clima en Tromsø

Clima en Tromsø

El Clima en Tromsø es conocido por la cantidad de nieve que suele registrar esta localidad durante el invierno, y es que su ubicación 350 km al norte del Círculo Polar Ártico hace que, en este lugar, hasta los veranos sean fríos. No obstante, aquí se dan fenómenos pocos vistos en el resto del mundo que hacen del sitio uno mágico e interesante, como las auroras boreales, el sol de medianoche durante el verano y la noche polar en el invierno.

Por eso, te invitamos a conocer este maravilloso lugar, donde disfrutarás de unas inolvidables vacaciones. Sigue leyendo y encontrarás información complementaria acerca del clima y la mejor época para visitar Tromsø.

Clima en Tromsø

Debido a su latitud extrema, este lugar posee un clima subpolar ártico. Durante la época de invierno, se registran unas temperaturas entre -2 y -6°C; siendo los meses más fríos enero y febrero. Por el contrario, durante el verano encontraras un clima más agradable, con temperaturas entre 9 y 12°C.

Un dato a considerar, para que no te tome por sorpresa, es que los meses con más precipitaciones son marzo, septiembre y octubre, cuando se habla solamente de lluvia; en el caso de la nieve, caerá desde diciembre y hasta principios de marzo. En cualquier caso, no olvides tu paraguas o vestimenta adecuada.

Mejor época para visitar TromsøSol Clima en Tromsø

Sin duda alguna, en cada época Tromsø resalta lo maravilloso que tiene para dar.

Si decides visitarlo durante invierno, podrás disfrutar de la magia que envuelve una noche polar: cuando el sol se encuentra todo el tiempo por debajo del horizonte, decorando los cielos con una encantadora luz azulada. Por el contrario, si vienes durante verano (durante julio y hasta mediados de agosto); contarás con días más despejados, ideales para piscina o playa.

Durante la temporada estival podrás disfrutar del sol de medianoche: un fenómeno increíble y hasta romántico para algunos. Hablamos del sol de medianoche o día polar cuando el astro rey, sin importar la hora, se ve parcialmente; sin que el ambiente se llegue a oscurecer por completo.